lunes, 20 de octubre de 2014

Comprar ropa para invitada de boda en Madrid Centro

Es cierto, en Madrid hay de todo. Pero cuando no conoces la ciudad, encontrar la tontería más pequeña se convierte en toda una odisea. Este fin de semana se ha casado mi prima y necesitaba encontrar algo.

Lo primero que hice fue lo que todo el mundo haría en mi lugar, supongo. Preguntar al señor Google. Pero parece que mis gustos no van muy alineados con "él". Todo lo que veía parecía más ropa de cotillón navideño, ya sabéis a qué me refiero (con todo el respeto a ese tipo de ropa). Tras el primer fracaso, hice lo que debí haber hecho desde el principio, preguntar a una amiga que vive en Madrid desde hace más tiempo que yo. Ella me dio una serie de tiendas que visitar y me salvó!

Por si alguien se encuentra en mi misma situación, os dejo el maravilloso listado que me dio Tamara.

Cousin Bliss
Campoamor 11, 1º Izq
Esta tienda me encantó! Probablemente es la que más me gustó. Ropa muy especial y que seguro no llevará ninguna invitada más. Puedes comprar las prendas y tocados o alquilarlos.

Yo me acerqué un viernes, craso error. Si vais un viernes, la mayoría de las prendas probablemente estarán ya alquiladas. Lo mejor es ir un martes, porque podréis ver más opciones.

Yo quedé en volver el martes siguiente, pero como soy pelín impaciente y cuando tengo un objetivo no paro hasta conseguirlo, no pude esperar cuatro días. Pero si hay otra ocasión, sin duda vendré aquí.

Es un primer piso, no está a pie de calle, así que id mirando los balcones más que los portales para orientaros mejor.

Coosy
 Foto de Peeptoes
C/ Conde de Xiquena 9, Bajo Izq.
Tiene una pinta estupenda, pero no sé por qué no me acerqué. Me puse en modo veloz, supongo y ni entré en esta tienda. Pero por si alguien se anima, ahí queda.

Mimoki
Hermosilla 26, jardín interior
Esta fue mi elección. Había oído hablar de los tocados de Mimoki. Tienen muchísimos en alquiler. Yo no soy de tocados y por eso ni me había planteado la posibilidad de pasar por allí. Pero fue pornerme este vestido de Colour Nude que tenían rebajado (toma!), ver la cara de Javi, y no hubo más remedio que comprarlo.

También es cierto que después de comprarlo tuve mil y una dudas, porque jamás he ido tan apretada. En mi vida. Jamás de los jamases. Y la verdad, creo que es el único vestido/embutido que tendré en mi vida. Pero bueno, la boda de mi prima bien lo vale.

Aquí un par de fotos made in móvil e instagram, vamos, terribles jajajaja... No llevé ningún tipo de cámara, lo importante era disfrutar del día. Mi voz ronca da fe de que lo conseguí, disfrutamos muchísimo.
Vivan los novios!!



viernes, 17 de octubre de 2014

Cómo hacer una masa de pizza casera

Los viernes en casa es noche de pizza. Entre semana llevamos una alimentación muy limpia, pero el fin de semana nos permitimos varios extras y siempre empieza con una pizza casera. Nos gusta hacer la masa. Es divertido, fácil y sabemos lo que lleva exactamente.
Esto de hacer la masa en casa sucedió de manera espontánea. Un domingo nos encontramos con la nevera casi vacía, o con cosas que no nos apetecía demasiado comer. Entonces recordé el año que cumplí 20 años. Los cumplí aterrizando en la isla de Malta. Compartí piso con una francesa y tres alemanas, allí los viernes eran noches de pizza, con masa hecha por nosotras mismas. No ha habido ninguna pizza que me haya sabido jamás mejor que aquellas. Recordando eso, intenté hacer la masa y a Javi le gustó mucho.

Vaya por delante que no soy para nada experta en esto. Lo hago de manera muy intuitiva y quiero compartirlo, porque me parece algo sencillísimo y muy divertido. Pero intentaré ponerme las pilas para ir mejorándolas poco a poco.

Empezamos la "receta"
A la harina le echo una pizca de sal y un poco de levadura. Una vez leí que la sal mata la levadura y que es mejor no mezclarlos directamente, por eso los mezclo con la harina por pasos (como si así no se mezclasen, léase con tono sarcástico). Luego sólo hay que ir añadiendo agua poco a poco hasta tener una masa uniforme.  A mi me gusta amasar mucho, mínimo 15 minutos. Aunque parezca que la masa ya está, siempre se le puede añadir un poco más de agua y seguir amasando, para que la masa quede muy fina.
La masa la dejo reposar una hora y para que no se cree una costra la unto con un poco de aceite de oliva.  En ese reposo la masa crece y a veces hemos solido calcular mal y tener para varios días, que tampoco está mal. Se guarda en el frigo y ya.

Al principio no teníamos un rodillo y al extender la masa nos quedaba muy gordita. Por eso, la horneábamos primero un poco, antes de añadir los ingredientes. Ahora ya conseguimos hacerla más fina gracias al rodillo. Aunque en este punto tenemos un pequeño desencuentro, porque a mi me gusta fina y a Javi gordita. Pero como la hago yo...
Hacerla uno mismo y que además sea el principio del fin de semana tiene un encanto especial.  Para no tener demasiada idea, disfrutamos como enanos con nuestra nueva costumbre que ya queda implantadísima en Villa Silbando (copiando a Debocados).

Por cierto, que hoy es viernes, verdad? Noche de pizza!!


lunes, 13 de octubre de 2014

Cámaras desechables

Cuando el mes pasado nos fuimos de vacaciones, sabíamos que visitaríamos el balneario de Panticosa. Es una visita obligada para nosotros si pasamos por allí.

Paseando por Huesca, pensamos que estaría bien meter una cámara desechable dentro del balneario. Compramos la primera que nos ofrecieron en una tienda de fotos. No miramos marcas y tampoco me acuerdo cuál compramos. Lo único que sé es que era acuática.

Fue muy divertido sacar las fotos, pero ha sido impactante revelarlas. Yo no esperaba ver buenas fotos, pensaba que serían terribles, pero me ha sorprendido muy gratamente el resultado. Esta primera la guardo con especial cariño. 


 
Para próximas escapadas me llevaré una seguro. No son demasiado caras y dan muchísimo juego, también fuera del agua.

jueves, 9 de octubre de 2014

Zuhaizpe - Centro de salud Vital

Ya han pasado más de 2 semanas desde que volví de Zuhaizpe. Llevo todo este tiempo intentando escribir sobre mi experiencia allí, pero Zuhaizpe es tan intenso y pasan tantas cosas, que no sé por dónde empezar.

Zuhaizpe es un centro de salud reconocido como Centro Médico y Psicológico por el Departamento de Salud de Navarra. Allí la salud toma otro sentido porque se fomenta la salud de forma integral, uniendo cuerpo, mente, emociones, ... Y he dicho bien, se fomenta la salud, no se combate la enfermedad (entendiendo como enfermedad cualquier desequilibrio, también emocional).

La mejor manera en la que puedo definir Zuhaizpe es así:
Para mi es una fábrica repadarora brutal. En una semana se viven emociones extremas, siempre desde el respeto y con muchísimo cariño.

La semana en Zuhaizpe es intensa, como he dicho antes. Todas las mañanas a las 8:30 empieza la primera actividad, antes de desayunar, antes de comer tenemos la segunda actividad y antes de cenar la tercera. En estas actividades se mueve mucho el cuerpo y se trabajan las emociones desde el movimiento. La razón de no comer antes de las actividades tiene mucho sentido. ¿Cuántos de nosotros hemos tapado alguna vez alguna emoción desagradable con una visita al frigorífico? Yo la primera. Al tener el estómago vacío, no hay manera de escapar a nuestras emociones y todas están mucho más a flor de piel.

La alimentación es una de las cosas que más conversación genera dentro de la casa sin duda. Se lleva una alimentación higienista, pero también existe la opción de ayunar.  Os dejo los enlaces por si queréis mirar más en profundidad de qué se trata.


Pero todo esto son las cosas más evidentes, lo que uno ve los primeros días. Lo que allí se vive es mucho más grande que las propias actividades o la alimentación. Allí se caen todas las máscaras, todos nos vemos como personas únicas, con nuestros defectos y virtudes, pero sin juicios. El grupo se convierte en una extensión de uno mismo y es un elemento igual o más importante que la propia alimentación. Nos reunimos personas de todo tipo de edades, ideologías, países, ... Y nos pudimos ver más allá de nuestras diferencias, nos vimos en nuestra genial totalidad.
Dentro del grupo no sólo meto a los compañeros que vivieron la semana conmigo, también son grupo para mi los profesionales que allí trabajan. Son cuidadores amorosos, con un nivel de sensibilidad fuera de lo común. Sensibilidad para saber con una sola mirada si necesitas un abrazo, una frase que te abra los ojos, ...

Llevé la cámara con la intención de sacar muchas fotos, pero el día a día y lo que vivía a diario era más importante que inmortalizarlo en una fotografía. Estas son las poquitas fotos que saqué el día que salimos parte del grupo fuera de la zona Zuhaizpe (fuera de la casa salíamos prácticamente todas las noches a dar paseos bajo las estrellas navarras). Los miro con muchísimo cariño, porque los miro y los veo, cosa que no siempre pasa en nuestro día a día.
 Para mi Zuhaizpe es una experiencia que todo el mundo debería vivir por lo menos una vez en la vida. Para reecontrarse con uno mismo y también con los demás. Uno recobra la fe en el ser humano y vive con otra manera de respetar, más libre, con menos juicios y prejuicios.

Gracias a todos los que hicisteis de mi semana algo inolvidable.

viernes, 3 de octubre de 2014

Paté de berenjena

Desde que volví de Zuhaizpe, estoy muy concienciada con lo que la comida hace a nuestros cuerpos y tengo la determinación de llevar una alimentación diaria más sana y consciente.

Con ese objetivo, estoy intentando encontrar recetas fáciles que además de ricas, aporten alimento a la mesa, no sólo comida. En esa línea, la receta del paté de berenjena es facilísima y es una manera muy sana de picar algo.
 Ingredientes, más sencillo no puede ser:
2 berenjenas
1 diente de ajo
Salsa de soja
Aceite de oliva

Esto es tan tan fácil que os sorprenderá. Primero hay que untar las dos berenjenas con aceite de oliva, lo mejor es hacerlo con las manos.
Para no ensuciar demasiado el horno, porque todos sabemos lo que cuesta luego limpiarlo (yo no tengo la pirólisis de Arguiñano), colocarlos en un recipiente y hornearlos a 150 grados durante 45 minutos aproximadamente. El tiempo depende del tamaño de las berenjenas, pero notaréis cuándo están hechas porque se ablandan.  Durante el horneado, darle la vuelta  a las berenjenas cada 20 minutos aproximadamente para que se hagan por los dos lados por igual.

Una vez hechos, sacarlos fuera y dejar enfriar. Al enfriar se arrugan más.

Sólo queda pelarlos, cosa que se hace muy fácil tirando de la piel, y triturarlo con el diente de ajo, un chorrito de aceite y un poco de salsa de soja. Yo utilizo la salsa de soja porque no me gusta demasiado usar sal, pero si preferís utilizar la sal, adelante. Lo del diente de ajo es relativo también, podéis echarle algo menos, si no os gusta demasiado el sabor fuerte del ajo.
 Como veis, es un plato muy sencillo pero con mucha verdura y tremendamente sano. Sigo buscando más patés de verduras, porque me parece genial cenar algo así una vez por semana, más una sopita... Muy completo y tremendamente sano.

Y ala, hoy que es viernes, todos a comer algún tipo de comida rápida! jajajaja... Feliz fin de semana!!



lunes, 29 de septiembre de 2014

Escapada a los Pirineos y primer intento con vídeo

Ya estoy de vuelta tras dos semanas de vacaciones. Dos semanas muy distintas, pero estupendas las dos. Bueno, en realidad volví la semana pasada, pero me ha costado la vida escribir sobre estos días.

La primera mitad de las vacaciones nos escapamos a la zona de Huesca y disfrutamos como enanos en sus montañas, aire fresco y olor a pueblito bueno.

Quise experimentar un poco con el vídeo y esto es lo que ha salido. Nada profesiona, con mil fallos (lente sucia incluida, ups) y apenas grabé una décima parte de lo vivido, pero para eso estábamos de vacaciones, verdad? Pero me apetecía mucho jugar y ha sido divertido hacerlo.

 
Nos encanta esa zona y ya es el tercer año consecutivo que nos escapamos unos días. Sabemos que no será la última vez. Si no la conocéis, apuntadlo en vuestra lista de pendientes y si lo conocéis, me entenderéis perfectamente.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Manualidades para principiantes

En mi última semana de vacaciones he conocido a personas maravillosas. Tengo pendiente escribir sobre lo vivido, pero me parece tan grande que me da miedo ponerle palabras.

Entre las personas con las que he tenido el gustazo de compartir una semana estaba Maider. Una de mis compañeras de habitación y una persona con muchas ganas de hacer cosas creativas, pero sin saber muy bien por dónde empezar. Como muchos de nosotros, Maider también ha tejido alguna vez, pero como la gran mayoría también, empezó a hacer una bufanda y se quedó a medio camino sin terminarla de puro astío. Que levanten la mano a quien no le ha pasado esto. Nadie en la sala? jajaja...


Cada vez que hablo con una persona entusiasmada con hacer algún tipo de manualidad, siempre les aconsejo lo mismo. Creo que es muy importante empezar por proyectos pequeños. Creo de verdad que empezar con algo que se pueda terminar en el mismo día ayuda a alimentar las ganas de seguir, de hacer más y de superarse. Por eso, pensando en Maider y en otras personas que pueden estar en su misma situación, me he animado a proponer pequeños proyectos para todos aquellos principiantes que no saben muy bien por dónde empezar.

La perfecta alternativa a la bufanda es esta cinta. Sólo hay que tejer un trozo lo suficientemente largo como para que de la vuelta a la cabeza, coser los extremos y tapar lo cosido con lana. Lo bueno es que cada uno puede usar el tipo de punto con el que se sienta más cómodo, todo vale.
También puedes empezar por forrar una caja. Esta opción es muy divertida y además práctica. Quien dice caja dice carpeta o cualquier otra cosa.
Con tela, con punto, ... Los saquitos se pueden usar para perfumar los armarios, para calentar las manos en invierno... Todo depende de lo que lleve dentro. Para perfumar, nada como la lavanda y el romero. Para calentar las manos, lo huesos de aceituna y el arroz van fenomenal.
Con un rotulador para pintar en porcelana se pueden pintar tazas, platos, ... Es una manera muy económica y original de actualizar la vajilla de casa. Yo he hecho algún regalo de cumpleaños así y siempre sorprende. Truco: si al pintar os sale mal, con un poco de acetona se elimina muy fácil, el que se usa para eliminar el esmalte de uñas.
Si queréis seguir investigando un poco, la red social Pinterest va muy bien. Hay multitud de ideas y tiene un buscador que os puede ayudar mucho a la hora de encontrar la disciplina que buscáis.

De todos modos, lo importante es empezar y no desanimarse. No juzgarnos con demasiada dureza es vital. Los niños no se plantean si lo que han dibujado está bien o mal, si es bonito o feo. Lo hacen porque les gusta pintar. Esa es la idea, volver a disfrutar del proceso de hacer.

Suscríbete vía e-mail

Entradas Relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...